Con la llegada del otoño los árboles se tiñen de amarillo y naranja, las hojas caen pintando un paisaje de acuarelas sepia, la brisa nos acompaña refrescando el ambiente, se rescatan del armario los jerséis, se suceden los pañuelos y fulares en el cuello, nos amenazan los primeros resfriados, empiezan a apetecer las primeras comidas calientes, el té, las legumbres, arropamos el café entre las manos con más cariño y durante más tiempo, mientras las noches se alargan cobijándonos en este nuevo marco.

Los más pequeños, perezosamente, vuelven al colegio con sus pesadas mochilas y sus bocadillos envueltos en papel de orillo para ajustarse de nuevo a la rutina, a los horarios que sus padres se esfuerzan por imponerles, mientras, los más mayores, incluso los más alejados del calendario escolar, inician metafóricamente un nuevo año.

Aunque muchos veamos el otoño con cierta melancolía por dejar atrás el cálido verano y sus vacaciones, hay miles de actividades que, gracias a la tregua que nos da el tiempo en otoño, podemos realizar:

  • Hacer una escapada a un pueblo rural con encanto.
  • Hacer picnic al aire libre en el parque con la tranquilidad de poder hacerlo en cualquier punto, sin tener que cobijarse bajo la sombra de un árbol y a cualquier hora del día.
  • Para los deportistas, amantes del running, carreras populares e incluso maratones, es el mejor momento del año para entrenar al disfrutar de las mejores condiciones climatológicas, ya no hay necesidad de hacerlo a primera hora del día ni cuando cae la noche.
  • Diseñar el disfraz que queremos utilizar en Halloween y pensar en la fiesta a la que queremos acudir.
  • Cosechar maíz, pipas de girasol y/o recoger aceitunas! Si te apetece realizar estas actividades en Badajoz, ponte en contacto con nosotros para que te demos ideas de los lugares a los que puedes ir.
  • Dar un largo paseo, montar en bicicleta y/o a caballo, mientras disfrutamos del paisaje con la suave y fresca brisca.

Por esto, y mucho más, bienvenido Otoño.

Texto de Irene González Cervantes