Año tras año, en la madrugada del sábado 12 de agosto al domingo 13, las Perseidas cumplen con su cita con el calendario. Ellas acuden, en nuestra mano está asistir a la cita y disfrutar del espectáculo estelar que nos traen.

El enclave perfecto para recibir a nuestras invitadas es un lugar oscuro, un cielo despejado, un monte, un campo, una terraza… un lugar tranquilo que nos invite a relajarnos y perdernos en esta lluvia de estrellas. Si nos apetece hacer algo especial, podríamos acercarnos a la fortaleza de El Fuerte deSan Cristóbal, situado muy próximo a Río Guadiana, a una hora y media de nuestro complejo rural, desde donde nos invitan a disfrutar de uno de los espectáculos astronómicos del año.  La noche de las Perseidas acontece cuando la Tierra, en su camino de traslación alrededor del Sol, atraviesa un campo de restos de pequeñas partículas arrojadas por el cometa Swift Tuttle, cuando visita esta zona cada 135 años.

En el silencio de la noche, bajo la aparente quietud que nos rodea y acoge, el Sistema Solar nos recuerda lo vivo que está y que se encuentra en constante cambio, por mucho que lo estudiemos, analicemos  y busquemos la forma de controlarlo, por mucho que las Perseidas nos regalen noches como esta y acudan a su cita.

Texto de: Irene González Cervantes